jueves, 9 de abril de 2009

¡Jesús! ¡Dime quien eres para creer en ti!

Esta frase por mucho tiempo la oí en las películas y documentales que dan en conmemoración de la vida y obra de Jesucristo.
Desde que Colon llego America fuimos doctrinados por el evangelio de Dios por medio de distintas religiones, siendo la mas fuerte la instaurada por la inquisición que hoy se llama Vaticano imperada por el sucesor de Pedro, al que conocemos como el Santo Padre, a mi modo de pensar y por mi generación, el verdadero hombre con vocación de servicio al prójimo y capas de perdonar a quien trato de asesinarlo y fue un buen ser humano, es sin duda Juan Pablo II.

Retomando la frase del titulo y meditando, volví a preguntar ¡Dios! ¡Dime quien eres para creer en ti!, un silencio embargo mi cuerpo, mi mente se abrió en conjunto a mis sentidos y el sol brillo aun mas esa mañana, derrepente escuche una voz que me hablaba por mis sentidos diciéndome:

“Yo soy aquel que vive en la calle echado a su suerte, yo soy aquel que me embriago hasta perder el sentido, yo soy aquel niño debajo del puente con la nariz rota de tanto pegamento, yo soy aquel que de minusvalía me basto y me arrastro para comer, yo soy aquel que no te puede escuchar y hablar ni mucho menos ver.”

“Yo soy aquel que siempre se le negado todo a quien tanto temes por que puedo hurtar tu cartera, yo soy aquel que esta privado de libertad viendo amaneceres entre rejas, yo soy aquel que esta postrado en una cama de hospital, yo soy aquel que velo por tus derechos, aunque me desprecies, yo soy aquel cuyas manos partidas y de sudor orgulloso por el trabajo digno, yo soy aquel que ama la diversidad de generos, yo soy aquel que me pinto y me visto como dama para dar placer a cambio de dinero para comer, yo soy aquel que se prostituye por necesidad, yo soy aquel que lleva tu sangre y que del mismo vientre venimos, al cual ni una palabra me das, yo soy aquel padre o madre que nunca aprendió y tan solo tu rencor cosecho.”

“Yo soy aquel amigo que olvidaste, o aquel compañero que te acompaño en la misma labor, yo soy aquel prisionero de mi mente, yo soy aquel ser humano que hoy te sonrío y tu volteaste tu mirada.”

“Que no me encontrarais en altares glamorosos, en velas y flores decorativas, que no me encontrarais en figuras de yeso o crucifijos, que no me hallarais aunque te leas al revés y al derecho las escrituras, no estoy debajo de sotanas o hábitos, que no estoy en iglesias con estilos barrocos o renacentistas, tampoco en el pastor que vocifera mi nombre para la salvación del mundo, con un reloj de oro en su mano izquierda, que no me hallarais gobernando naciones para crear montañas de oro, que no me hallarais como patrón de seda, que no me encontrareis en letrados mafiosos y no me encontraras en obras de beneficencia personal, aunque lleven mi nombre.

Tampoco estoy en estas letras, pero necesitaba que lo leyeras, cuando alces la mirada tus ojos estarán aguado y tu corazón apretado,
¡Ve!
Y
¡Hace lo que tu corazón siente ahora!

No tengas miedo ni vergüenza, pues yo tu amigo fiel siempre te amare…

Jesús…

4 comentarios:

cynthia dijo...

La fé esta en nosotros en el sentir y vibrar, en el amar y entregarse...
levanto mi mirada y estas vos, alli amigo con tu don de bondad y afecto de siempre... alli la vocación de ser y servir al prójimo, motor de nuestra sangre y amistad...creeencias y costumbres.

Alli creo yo...

besos muchos.

cynthia dijo...

Acepto tu abrazo y cariño, la foto que puse en el poema dio a confusión y se tomo como patriotismo pero la esencia alma del poema era otro... por lo tanto cambie la imagen jeje


besotes
gracias por tu presencia de siempre.

Nora Jara dijo...

Es verdad, él, está en todo el que sufre... también en el que lucha por ser integro y leal a los principios del Bien, como el bien común.

Es verbo y no sustantivo. Porque en el imperó la voluntad de HACER, y no se quedó solo en el pensar y el decir... EL HACER AHORA. Fue su máximo lema. Como lo fue para los que de uno u otro modo pensaron como él, en HACER EL BIEN PARA TODOS, y ya no están entre nosotros....

Así como está el mundo y la humanidad, no me cabe ninguna duda, que si Cristo viniera una vez más entre nosotros, lo volverían a crucificar, no ve que él, buscaba la UNIDAD de los hombres y los Pueblo? Uniendo mente, espíritu, cuerpo y alma...

Te dejo un gran abrazo de hermanos, mi querido hermano y compañero.

Buen finde, junto a la familia.

Besos fraternos.

PD: Si creemos en el Amor, ya que a causa de eso, estamos aquí, entonces, Creemos en Jesús ; él es Amor, Luz, Verdad, camino y Vida. No hay que dudarlo nunca.

victor Rocco dijo...

Estoy comensando una nueva etapa de mi vida,vivela junto a mi gracias