martes, 10 de marzo de 2009

PRESENTACION CON RICOS Y DULCES FRUTOS SECOS Y AJI CON SABOR A NOSTALGICO REENCUENTRO

Ayer fue un lunes especial, por fin Antonella mi madre pudo conocer a mi gran amiga Millaray, debo confesar que dicho encuentro debería haber sido hace mucho tiempo atrás, pero todo tiene un motivo por el cual ocurren las cosas y este no es la excepción, pasó a resumir:

12:30 de la tarde:

Antonella: ¡Hija estoy cerca de su casa y paso almorzar con usted! A si que sorpréndeme, me escucho…

Baytiare: ¡¡¡Madre estoy en pleno aseo de mi hogar!!!

Antonella: ¡¡¡ Tres de la tarde en punto me tienes por allá y punto!!!

Baytiare: OK te esperare con ricos porotos granados.

Luego del sabroso almuerzo mi madre y yo nos pusimos a charlar de todo un poco, me contó de su última adquisición, un Príncipe Azul de 20 años del cual dice estar encantada pero no enamorada… No se por que no le creo… En fin, mientras llorábamos, reíamos y disfrutábamos de una novela mexicana, le conté que:

Baytiare: Sabes mi queridísima amiga Millaray tiene unos ricos y sabrosos productos que para tu Emporio Vivaldi, serian muy apropiados.

Los ojos se le agrandaron y la sonrisa se le enancho y con delicada voz me dijo:

Antonella: Encuentras tu hija que seria una grata novedad.

Baytiare: Desde luego, si no fuera así, no te lo diría.

Partimos en su Jaguar del año 78 a máxima velocidad, hasta el lugar más esotérico del mundo. Allí nos esperaba Millaray con una rica limonada.
Fue amor a primera vista de estas dos mujeres, el pielometro funciono de inmediato y al término de la cita de negocios quedamos todos muy felices, los halagos sobraban de una y otra parte, debo confesar que me lleno de orgullo.

Sin embargo ya al caer la tarde mientras mi madre atendía su negocio, yo tomaba palco desde la terraza, viendo el ir y venir de los transeúntes, cuando derrepente aparece “el”.

Quede pasmada, hacia mucho tiempo que no sabia nada de el y quizás lo que mas sentía es que nuestra relación nunca tubo un final, si no que el viento se la llevo.

Me saluda con un beso calido y tibio, su mirada quería decirme mas de lo que salía de su boca y mi corazón aun palpitaba por el.

Estaba mas lindo y más a la moda, su sonrisa casi perfecta me cautivaban en todo momento, por su parte el no paraba de mirarme y me halagaba diciéndome que me veía hermosa, a pesar de estar con unos kilos de más y que el tostado me asentaba.

Franco, Franco, Franco… Por que no resulto, por que hoy nos gustamos más que el primer día, será que el verano es cruel o simplemente que el amor nos junte nuevamente.
En fin, como sea, tanto el como yo no nos intercambiamos números, será mejor que lo dejemos al destino, pero lo que si estoy seguro que me dejo un nostálgico sabor a reencuentro.

6 comentarios:

Henmex dijo...

mejor que el Fatum(destino) decida.


sublime como la caja!

cynthia dijo...

mmmmmmm solo suspiro!! he llegado a sentir ese texto mio.. jeje

besos muchos.

Luzjuria dijo...

Mi querido amigo, siempre he dicho que venimos en grupo a este mundo. Que existen momentos indicados para que los caminos se crucen. Creo que la reunión que describes fue perfecta, iluminada por la amistad. Referente al tema del reencuentro con el pasado, ella solo tiene que esperar... la vida te da muchas sorpresas...

Un besote mi querido Gurú

Mi Ser dijo...

que envidia... si yo faltÉ por ahÍ con la limonada y contemplando de seguro alguna vela encendida...

Pues lo que deba pasar pasará... aunque un oceano entero se interponga a ello...

Abrazos de sol mi Caracol Baboso.
Mi Ser.

Lemon Guy dijo...

Uhmmm es q me he perdido! x q lei rapido y luego me confundi con los generos jejejeje ya sabes q soy medio apresurado a veces.

Ruth L. Acosta dijo...

Hola Ángel querido...

Linda historia... y habrás de dejárselo al tiempo y al destino... lo que debe pasar, pasará... lo que no, sólo quedará en nuestros recuerdos...

Vengo a agradecer tu visita, fue un gusto tenerte en casa...

Te mando un beso hasta Chile desde mi México lindo...