martes, 19 de agosto de 2008

NOCHE FELINA

Madrugada del lunes 02:00am “miau, miau, miau” el maullar de una felina, en señal de libertad, invitando al resto de su comunidad a una noche de lujuria y pasión.
02:20am miau, Miau, ¿miau? ¡MIAU! Miauuuuuuu’ ¡Guiaum! Y otros sonidos mas del maullar de los felinos que vienen al cortejo de esta hembra, entre el silencio helado y tímido que nos regala desfavorecidamente agosto, esta tribu de cuatro patas y siete vidas, no tienen ningún tipo de contemplación por los que a esa hora tratamos de dormir, por otra parte sus archienemigos los perros se desasen con ladridos y aullidos en señal de descontento, resignándose desde lo agujeros de las rejas de las casas de sus respectivos amos.

Corridas por aquí, corridas por allá, un subir, bajar y saltar por los distintos techos, como escenario de lucha, daba a demostrar que estaban en plena batalla por la bella hembra que sigilosamente movía su cola a la espera del vencedor, idioma extraño por decirlo menos, la capacidad de enfrentamiento se apreciaba auditivamente por la fuerza de la voz de cada contrincante, a ratos me parecía al llanto de un bebe con hambre, o alguna otra criatura desconocida, para luego derivar en un rodar por las techumbres de alguna casa.
Un zorzal medio sonámbulo, se inmiscuye en este baile de felinos con su cantar agresivo en señal de molestia, el cual no es considerado por los artistas, luego de un silencio tímido un nuevo maullido mas suave se siente por las techumbres, como en señal de placer y dolor y otro mas fuerte, en señal de satisfacción.

04:30am comienza la retirada del público y los participantes, al parecer la fiesta había llegado a su fin, algunos malheridos comienzan minuciosamente a lamerse sus partes mas afectadas y otros raudamente con la complicidad de la noche desaparecen a sus ocultos hogares. Por fin puedo conciliar el sueño, la paz de la noche se hace presente nuevamente como una inyección de morfina permitiendo así el descanso merecido.

Ya por la mañana me dispongo a mis quehaceres laborales, cuando voy saliendo de mi casa logro divisar aun los vestigios de pelos perdidos en esta batalla de mas de algún felino alborotado, en eso miro hacia el tarro de la basura y en la tapa figura la anatomía felina de mi gata de nombre Mestiza, que me mira con sus ojos somnolientos y un tímido “miau” emana de su hocico, fue en este instante que me di cuenta que en un tiempo mas, la familia felina crecerá.

10 comentarios:

Lemon Guy dijo...

Q perra tu gata ... me parece curioso q mientras leía las 1eras frases d tu post pensaba en lo q pusiste después ... q el sonido de los gatos en esos trances se parece mucho al llanto de un bebe ... cosas no? yo muero x un michifuz angora de esos q no hace nada ... q solo se dejan mirar y acariciar.

cynthia dijo...

No soy muy amante de los gatos.. la verdad que menos cuando en el silencio de la noche la batalla comienza entre ellos y no me dejan dormir... mas el llanto de mi hijo.. me levanto un poco alterada y sin ganas de cruzarme con ningun gato.. y a mi hijo no me queda otra que darle un beso.. jajaja

Muchos besos para ti.

Luzjuria dijo...

Mich... ¡lo que faltaba! Va ha tener que hablar seriamente con sus mininos para que el escandalo no sea tan grande y por fin lo dejen dormir ... jajajaja

Esa es una desventaja de tener regalones que no se portan "bien" ...

Un besote

Mi Ser dijo...

Con un estornudo en la nariz sonreí en tus lineas.... Felicidades! como aumenta la familia no?. Abrazos rasguñados y Mauis de Placer Pa TY

Mi Ser.

Somos. dijo...

en lo personal no me gustanmucho los gatos. pero dan algo muy especial, que nuestros amigos perros no.
en fin .. en mi casa tambienhay noches felians..
pero yo tengo que el sueño tan pesado que ni me doy cuenta. :)
en el verano cuando trabaja en un jardin infantil, siempre me confundia pffff!
eran los gatos quienes maullaban al igual que los bebes que alli estabn pase mas de algun susto.
saludos, afectuosos.

Isa dijo...

A mi me gustan los gatitos... Son incomprendidos tantas veces.. Creo que tengo algo de gatita jejej... Me gustói tu historia.. Felicidades cuando la familia felina aumente! Besos..

caselo dijo...

Genial amigo, definitivamente las noches gatunas deben ser inolvidables; digo SON inolvidables porque los que estamos abajo somos testigos de ese desenfreno en plena libertad. Un abrazo.

Carlos Eduardo

PD: Huérfano de su pluma El Trueque Muisca sinceramente lo reclama. Allá se le espera, nunca lo olvide: es su casa.

La Gata Coqueta dijo...

Que bueno alguien se queja de que lo le dejan dormir...

Yo para evitar ese desmán de momento bueno diez años inyección al canto, pero con suerte conocerá la vida mundana dentro de unos días, sera maravilloso verla revolucionada con tanto mundo desconocido para ella.

Adiós amigo, lo dicho hasta pronto.

AlejandrO dijo...

jajaja Muchas felicitaciones por tu gatita... va a sentir algo tan lindo como ser mamá... y si ves a la cigueña por ahí... le puedes decir de mi parte, que no se aparesca aún por acá ....soy muy joven aún jajaja...pero weno!!
saludos!!!

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Mes de los gatos...no ibas a esperar que pasara piola. ¿Solución? Tener una grabadora con ladridos de perro...por si acaso. En donde vivo ahora no tengo problemas felinos...pero antes me pasaba lo mismo que a ti.

Chuta...parece que Mestiza quedó bien tirada después de la noche de desenfreno, jajaja. Saludos afectuosos, de corazón.